El personal del SAMUR-P.C se concentra para exigir el cese del Director General de Emergencias y Protección Civil

Algunos, interesadamente, han pretendido focalizar el problema en una guerra entre Bomberos y SAMUR, la cual ¡no existe! En este sentido, es necesario aclarar y poner en valor que, al igual que en otros servicios del Ayuntamiento de Madrid, prima el trabajo y la colaboración entre los componentes de ambos cuerpos, que se distinguen por la profesionalidad y el compañerismo, denominador común de quienes los 365 días del año durante las 24 horas, trabajamos codo con codo en la calle.

El Director General de Emergencias ha demostrado en varias ocasiones el desconocimiento del servicio de emergencias mejor valorado por los madrileños. Basta observar sus intervenciones en las últimas comisiones del Pleno, donde ha hecho gala de sus grandes carencias en conocimientos de este referente municipal que él dirige. El 24 de noviembre, ante la pregunta sobre los procesos de estabilidad derivados del RD 14/2021, se limitó a señalar que cree que la estabilidad laboral es máxima, que hay 14 procesos selectivos en marcha organizados por su Dirección General y que esas medidas dan estabilidad a la plantilla, cuando la realidad es bien diferente: sólo existían en ese momento 3 procesos selectivos operativos y de oposición libre, siendo los 11 restantes, a tenor del cómputo aportado por el citado responsable, los correspondientes al Cuerpo de Bomberos, de los cuales 10 son de procesos de promoción interna. En su respuesta, eludió hablar de los planes de empleo temporal que contratan a 87 compañeros y compañeras o las 114 plazas que son susceptibles de acogerse a los procesos de estabilidad regulados por la legislación vigente, demostrando su gran desconocimiento sobre la plantilla que dirige.

Pero la gota que colmó el vaso de la paciencia se produjo el pasado 15 de diciembre, cuando preguntado por la creación de un servicio médico asistencial en el Cuerpo de Bomberos, para atender a los madrileños en casos de atentado o situaciones de múltiples víctimas, culminó, ante la estupefacción de los asistentes, con su declaración significando que el médico asignado por Salud Laboral al Cuerpo de Bomberos, era el embrión para dotar al mismo de lo planteado en la pregunta, ignorando a los casi mil profesionales que integramos la plantilla de SAMUR-P.C.

El 17 de diciembre, le entregamos una carta a la Delegada del Área reclamando el cese del Director de Emergencias y Protección Civil por los continuos desplantes. Esta Delegada se ha comprometido en público en repetidas ocasiones con SAMUR y su plantilla, y no puede mantener ni un minuto más al responsable de las Emergencias en la ciudad de Madrid por su manifiesta ignorancia sobre el SAMUR-P.C., frenos en su gestión, bloqueo de la RPT,  retrasos en los expedientes administrativos y económicos, y un largo etc…, que se resume en un claro desprecio del servicio municipal de atención sanitaria de urgencias y emergencias, en lo que podemos calificar como una labor soterrada para privar del SAMUR-P.C. a la ciudad de Madrid,  en contra de las valoraciones de la ciudadanía madrileña e ignorando el impagable trabajo realizado en los casi 30 años de antigüedad de dicho colectivo.

Mañana, 11 de enero de 2022, nos concentraremos a las 11:00 horas delante de la sede del Área de Gobierno de Portavoz, Seguridad y Emergencia, para reclamar el apoyo y la intervención de Ia Delegada del Área, como responsable de la gestión del servicio, para cesar al citado Director y proceder al nombramiento de un representante del Consistorio verdaderamente capacitado para dirigir las emergencias municipales, que aporte soluciones a una plantilla precaria, estabilizando y eliminando la temporalidad, actualizando las retribuciones, solucionando los problemas del día a día y haciendo honor a las palabras de la Delegada de reforzar el SAMUR-P.C.

Reiteramos desde UGT, junto con el resto de las centrales sindicales, que el problema no es con nuestros compañeros y compañeras del Cuerpo de Bomberos, sino por las impresentables manifestaciones, acciones y el desconocimiento mostrado en público por el Director General de Emergencias, siendo él el único responsable de la indeseable situación creada, que bordea la humillación a la labor de un servicio imprescindible, más en tiempos de pandemia.

¡Basta ya de desprecios hacia  SAMUR-P.C.!