El mejor reconocimiento al alumnado madrileño es dotarles de los recursos necesarios

Otorgar el Diploma de la Gran Cruz de la Orden del dos de mayo al alumnado madrileño es un acto simbólico hueco y electoralista, a dos días de los comicios. 

Reconocer el modélico comportamiento de los alumnos y alumnas madrileños durante el confinamiento y el anómalo curso 2020/21 es de justicia, hacerlo con otros colectivos como los autónomos, peluquerías, cajeros de establecimientos comerciales y empleados de servicios funerarios también, pero olvidar a docentes, sanitarios y empleados y empleadas de servicios a la comunidad y a los trabajadores/as de las residencias es injusto, por dejar fuera del mismo a amplios colectivos que han estado luchando en primera línea contra el Covid 19 y manteniendo los servicios esenciales.

Pero los madrileños y madrileñas no necesitan un diploma de “buen comportamiento”, lo han demostrado a lo largo de la pandemia, lo que necesitan son recursos, y recursos públicos que lleguen a todos y todas, puesto que toda la ciudadanía madrileña paga impuestos.

Y hacerlo dos días antes de las elecciones autonómicas es, a juicio de UGT, inmoral e ineficaz. El pueblo madrileño no puede olvidar que se retiraron los refuerzos Covid el día 22 de diciembre, que para el curso 2021/22 no está previsto ni reducir ratios ni desdoblar grupos, que siguen sin cubrirse a tiempo las bajas por enfermedad del profesorado, que seguimos sin servicio de enfermería en todos los centros educativos, que la atención a la diversidad está infradotada de recursos humanos, que siguen faltando centros educativos sostenibles y suficientes, que seguimos sin protocolos adecuados para tratar el virus dentro de los centros educativos, que algunos docentes y no docentes de dichos centros no han recibido la vacuna aún, que la brecha digital, social y emocional sigue ampliándose, que los docentes madrileños siguen siendo los peor pagados de España en la Comunidad más rica del Estado. Y un largo etcétera, que UGT viene denunciando desde el inicio de la pandemia.

Por todo ello, UGT recomienda a la Presidenta que si quiere distinguir a los madrileños y madrileñas dignifique y mejore los servicios públicos de nuestra Comunidad.