200 DELEGADOS DE ACAIP-UGT, CSIF y CiG PROCEDENTES DE TODA ESPASA SE HAN CONCENTRADO ANTE LA SECRETARISA GENERAL DE INSTITUCIONES PENITENCIARIAS PARA REIVINDICAR MEJORAS LABORALES DE LOS TRABAJADORES PENITENCLARIOS.

Los delegados de los sindicatos ACAIP-UGT, CSIF y GIG procedentes  de  Toda  España,  se  han  concentrado  frente  a  la  Secretaria  General  de Instituciones Penitenciarias para exigir que se reactive la negociación de las rnejoras de las condiciones laborales económicas de los trabajadores penitenciarios.

Con este acto, se reactiva un proceso des que se alarga más de 4 años, v que ninguno de los 3 gobiernos que ha habido desde entonces ha sido capaz de solucionar.

En Julio de 2020 se inició e] grupo de trabajo con la participación de la administración penitenciaria y las organizaciones sindicales representativas, con el objetivo de consensuar un texto con rango de Ley que respondiese a las necesidades y objetivos del personal penitenciario, que reconociera las especificidades del colectivo, supusiera una modernización y unificación de una legislación dispersa, a la vez que mejorara las condiciones de trabajo de los empleados públicos penitenciados.

Tras varios meses de trabajo, la administración presento un borrador que no alcanza las expectativas que esta negociación había generado entre los trabajadores. Ante el bloqueo, las organizaciones sindicales convocantes se dirigieron al ministro del interior que, mediante una carta enviada ayer, manifestaba que el tema estaba estudio en el ministerio de Función Pública y Hacienda, sin indicar el estado de este estudio, y sobre todo que el mismo se está realizando sobre un texto que nada tiene el consenso de la parte social.

Para ACAIP-UGT, CSIF y CIO, es imprescindible que la nueva Ley reconozca aspectos coma el reconocimiento de agente de la autoridad de los trabajadores penitenciarios y el principio de indemnidad de Ia administración. Así mismo, el texto debe ir acompañado de una memoria económica que recoja la reclasificación de centros nos Penitenciarios y los nuevos puestos generados, estableciendo  un marco temporal para la adscripción al grupo B de la administración de los funcionarios de prisiones, y el plan para generar el nuevo organigrama y funciones, que supongan la modernización del sistema penitenciario español, acorde al mandato constitucional de reinserción y reeducación.