La Consejeria de Educación impone la censura antes, incluso, de implantar el pin parental.

En conmemoración del día de la Mujer, el IES Gómez Moreno de Madrid tenía prevista una visita programada en la que intervendría la Ministra de Igualdad, que fue desautorizada desde la Consejería de Educación por realizarse “en horario lectivo, dadas las medidas que se mantienen por la pandemia”.

La desautorización no dejaba claro si el motivo es que se desarrollara en horario lectivo, las medidas establecidas por la pandemia para centros educativos o el hecho de que fuera la Ministra de Igualdad. Dudas que han quedado resueltas tras las declaraciones hechas por la Consejería a los medios de comunicación: “Irene Montero pretendía hacer un acto político en horario lectivo” y desde la Comunidad de Madrid “no se va a permitir ningún evento de adoctrinamiento en centros educativos públicos en horario escolar”.  En cualquiera de los casos, a juicio de UGT, no tiene justificación por cuanto:

  • La Constitución Española, la LOMLOE, las normas autonómicas y el mismo Anteproyecto de Ley Maestra que tramita la Comunidad de Madrid establecen la igualdad de hombres y mujeres y su aprendizaje en todas las etapas educativas, por lo tanto, forma parte del currículo, transversal y obligado para todo el alumnado y se debe trabajar dentro del horario lectivo de todos los centros educativos.
  • El acto contaba con las medidas sanitarias establecidas para los centros educativos de Madrid.
  • Cualquier actuación en este sentido sería adecuado para el 8 de marzo: Día de la Mujer y no se puede excluir uno al que tiene prevista su asistencia la máxima responsable del Estado en materia de igualdad.

Pero es que las declaraciones de la Consejería de Educación manifiestan un doble rasero y ocultan su decisión de establecer de facto el “pin parental” en nuestra Comunidad. No van a permitir ningún evento de adoctrinamiento en centros educativos públicos, con lo que manifiesta que hablar y enseñar igualdad en los centros es adoctrinamiento y que en los centros concertados y privados si se puede adoctrinar, como de hecho se hace. Desde UGT debemos reprochar a las autoridades educativas madrileñas esta censura que puede estar contraviniendo nuestras máximas normas jurídicas. Queremos recordar algunas actuaciones “normales”, realizadas en horas lectivas en centros educativos, mencionaremos la preparación del “día del fundador o fundadora”, la oración diaria al inicio de las clases diarias, las concentraciones y preparación de lazos naranjas contra la LOMLOE, y un largo etcétera.

UGT considera que no existe justificación alguna para la desautorización del mencionado acto y el día de la Mujer debería ser celebrado con una dedicación específica en pro de la igualdad en todos los centros educativos, madrileños y del Estado. Asimismo, está dispuesta a llegar a los tribunales en defensa de la igualdad de hombres y mujeres y contra el adoctrinamiento en centros privados y concertados, que sean contrarios a la Constitución Española y las normas básicas en materia educativa, así como a los Acuerdos Internacionales firmados.