UGT CELEBRA QUE EL GOBIERNO MADRILEÑO SE PREOCUPE POR LA EDUCACIÓN Y DECIDA PONER EN MARCHA UNA LEY EDUCATIVA MADRILEÑA PARA TODOS Y TODAS.

El reciente anuncio, a través de los medios de comunicación, como viene siendo habitual, de la puesta en marcha de un Anteproyecto de Ley educativa madrileña, tras casi veintiún años desde que la Comunidad asumió las transferencias en materia de educación, ha sido interpretada por UGT como un gesto del interés del Ejecutivo por mejorar la educación madrileña. Gesto que no se tuvo tras la LOCE (2002), la LOE (2006) y la LOMCE (2013), pero que se ha considerado necesaria tras la publicación de la LOMLOE, la cual, recordamos, es una modificación de la LOE. 

Sin duda, la Presidenta madrileña y su Consejero de Educación aprovecharán para establecer medidas que mejoren la crítica situación del sistema educativo madrileño que parte de unos indicadores muy preocupantes:

  • Un importante déficit de inversión educativa: No llegamos al 2% del PIB cuando la media en España es en torno al 4,3%. Tenemos el mayor PIB del Estado y proporcionalmente la menor inversión en educación.
  • Una importante escasez de recursos en materia de personal docente y no docente, fundamentalmente de profesionales dedicados a la atención a la diversidad.
  • La menor inversión en formación del profesorado (pasamos de invertir 398 € por docente a invertir 22 €).
  • Una significativa masificación en las aulas. Según un informe que publicamos el 28 de julio, más del 25% de las aulas superaban las ratios establecidas.
  • Una alta precariedad en el personal de los centros educativos, en peores condiciones laborales y retributivas que los profesionales de otras CCAA y que la media de la Comunidad Económica Europea, con una alta tasa de temporalidad muy por encima del 8% establecido por Acuerdo a nivel estatal.
  • Contamos con la mayor proporción de enseñanza privada respecto a la pública, y por tanto, la mayor desigualdad y el mayor gasto familiar en educación.
  • Estamos a la cabeza en cuanto a segregación escolar y desigualdad social. Nos encontramos entre la décima y la decimotercera Comunidad Autónoma en promoción y titulación, según la etapa.
  • Unas infraestructuras deficientes por falta de inversión y mantenimiento durante décadas. Las últimas inclemencias meteorológicas han mostrado la fragilidad de las infraestructuras educativas.
  • Un importante déficit en inversión para la transformación digital de la comunidad educativa, que ha evidenciado aún más la pandemia y el consiguiente cierre de centros educativos. Escasez de recursos digitales, conectividad, formación, capacidad de las plataformas autorizadas, etc.
  • Una falta de planificación educativa para afrontar los nuevos retos en la enseñanza madrileña.
  • Una gran delegación de competencias de las responsabilidades de la Consejería de Educación en las direcciones de los centros sin aportar los recursos necesarios.

Sin lugar a dudas, el Gobierno Regional aprovechará esta oportunidad para mejorar esta situación y, no solo, para promocionar la lengua castellana, en una comunidad de lengua castellana o para “blindar” la red concertada, que parece ser es la única que existe en nuestra región, al menos, la única a la que ha hecho referencia al hablar de la Ley Maestra.

UGT, siempre con una actitud propositiva y de consenso, ha hecho llegar al Gobierno madrileño y a su Consejería de Educación y Juventud una serie de propuestas de mejora, divididas en ocho bloques, cuyo desarrollo se puede consultar en el enlace que aparece más abajo y que esperamos incorpore en dicho Anteproyecto, por considerarlas esenciales en una Ley educativa madrileña.

1.- Políticas educativas e inversión: con la propuesta de incrementar la inversión en educación de forma progresiva para aproximarnos al 7% del PIB.

2.- Precariedad del personal de los centros educativos.

3.- Desigualdad y segregación.

4.- Procesos de escolarización.

5.- Espacios e infraestructuras.

6.- La transformación digital en educación.

7.- La formación.

8.- La participación.

UGT se pone a disposición de la Consejería y del Gobierno Regional para profundizar y debatir sobre estos temas esenciales para la educación madrileña y la ley que pretende poner en marcha.

 Enlace al estudio: