Mensaje Navideño de su Excelencia Serrano

Las navidades siempre han sido una oportunidad para la recapitulación y la expresión de buenos deseos, y por ello nunca nos hubiese sorprendido que el presidente de Correos, como han hecho igualmente por carta en numerosas ocasiones anteriores presidentes, se dirigiera al colectivo con motivo de la Navidad.

Pero está claro que entre las virtudes de Juan Manuel Serrano tampoco están la humildad o sencillez, porque el pasado 18 de diciembre se estrenó (con preanuncio en CONECTA, como si se tratara de un gran estreno televisivo en prime time) un mensaje grabado de 15 minutos de duración que viene a certificar su personalidad MEGALÓMANA, su afán de PROTAGONISMO PERSONAL por encima de la empresa que dirige y del servicio público que la misma presta, su facilidad para MENTIR para ocultar la realidad y su negligente gestión de la pandemia (nos ha llevado al liderato con 9.000 contagios), su HIPOCRESÍA utilizando de manera mezquina la entrega personal de los trabajadores/as “voluntarios” y el esfuerzo de quienes por culpa de sus decisiones, siguieron sacando adelante Correos poniendo en riesgo su salud al no disponer de medios de protección.

El mensaje, más bien un cortometraje por su duración, termina con un brindis y un villancico de dudoso gusto. Serrano juega a lavar su imagen, y aun desconociendo el coste de tan fabulosa producción (vamos a echarle “solo” unos miles de euros), sabemos que es un tipo “serio” y no escatima en gastos cuando es para su autobombo, mientras, simultáneamente y sin pudor, recorta plantillas en los centros de trabajo y escatima dinero para mayores medidas preventivas. Cada uno tiene sus prioridades, y a estas alturas ya no sorprende a nadie.
Es fácil brindar desde el despacho de su planta noble (que quiere cambiar por una nueva de casi un millón de euros), pero LA REALIDAD, señor presidente, “señor” SERRANO, es que en los centros de trabajo la cosa ni está para brindis al sol ni suenan alegres villancicos, sino el lamento de los/as profesionales que ven como con plantillas recortadas y medios insuficientes es IMPOSIBLE hacer frente a la avalancha de paquetería navideña, mientras se fuerzan ritmos de trabajo, se amplían turnos y se hacen miles de horas extras por falta de previsión en condiciones de hacinamiento que no permiten guardar distancias de seguridad. El colapso en los centros de clasificación y las colas de miles de ciudadanos/as a las puertas de las oficinas, son un elocuente mensaje de la eficacia de sus decisiones. Es vergonzoso sacar pecho por el “hito histórico” del Plan de Prestación del SPU cuando su financiación se ha quedado en mínimos históricos con solo 128 millones (90 menos de lo necesario) y deja la Ley de PGE-2021 incluso por debajo con 111 millones.

CCOO y UGT sí estamos convencidos de que es posible un futuro mejor para Correos y sus más de 55.000 trabajadores/as, y por eso seguiremos denunciando el cinismo de sus afirmaciones, cuando su verdadero “Plan Estratégico” aboca al desguace el servicio público postal ante la falta de financiación, y la reconversión en una empresa logística que le catapulte, en forma de puerta giratoria, a destinos IBEX aún más jugosos en los que los/as postalones barruntamos un pelotazo monumental.