UGT CONSIDERA QUE LAS CONDICIONES ORGANIZATIVAS Y LAS MEDIDAS ESTABLECIDAS POR LA CONSEJERÍA PARA LOS CENTROS DE EDUCACIÓN ESPECIAL NO GARANTIZAN LA SEGURIDAD SANITARIA DEL ALUMNADO NI DE LOS PROFESIONALES QUE TRABAJAN EN DICHOS CENTROS

Las especiales características del alumnado de los Centros de Educación Especial (CEE), que plantean una gran diversidad de patologías a las que se añaden situaciones de diversidad funcional, graves dificultades de comprensión y/o expresión, problemas de conducta, dificultad en el control de impulsos o excesiva actividad motora, entre muchas otras, dificulta el establecimiento de medidas, más o menos, homogéneas que faciliten el control del alumnado y al tiempo garanticen la seguridad del mismo, así como de los trabajadores y trabajadoras de estos centros respecto al control de contagio, alumnado que, en resumen, exige una atención permanente e individualizada.

Mientras en los centros ordinarios se ha permitido una bajada de ratio, no ha sucedido lo mismo en este tipo de centros que, como en otras enseñanzas, se encuentran por encima de la media de España.

Los diferentes Protocolos elaborados por la Consejería de Educación y Juventud no han conseguido dar solución ni garantías frente al contagio por Covid-19 en este tipo de centros, donde el alumnado no puede utilizar mascarillas ni son, en muchos casos, capaces de mantener la distancia de seguridad y donde no es posible evitar el contacto. Como se ha puesto de manifiesto por el alto índice de contagios detectados en los mismos. El resultado es, pues, que las medidas no son suficientes ni adecuadas para este tipo de centros.

No solo no se han producido bajadas de ratio, sino que tampoco se ha implementado suficiente personal docente y no docente, para que las medidas fueran eficaces. Los centros se han visto abocados a realizar adaptaciones extraordinarias, especialmente en lo relativo al comedor que, en la mayor parte, ha consistido en realizar dicha actividad en sus aulas de referencia, a fin de mantener los grupos estables de convivencia. Las especiales características del alumnado de educación especial exige extremar las medidas de limpieza e higiene después de comer, tanto si se hace en el espacio dedicado a comedor como si se realiza en el aula.  En el primer caso, el servicio de comedor se dilataría excepcionalmente, en el segundo no contamos con personal suficiente ni con medidas organizativas adecuadas para asegurar la limpieza de unas aulas que, además, exigirían el traslado del alumnado durante dicho proceso a unos espacios inexistentes.

Por ello, UGT exige que se dote a los Centros de Educación Especial de todos los recursos humanos y materiales, se planteen cambios organizativos que permitan garantizar la seguridad del alumnado, familias y profesionales de estos centros, se reduzcan las ratios y, si la Consejería no procede a resolver estos problemas, se proceda de forma excepcional y mientras duren las actuales condiciones de peligro de contagio por Covid-19, a la concesión de jornada continua para aquellos centros de educación especial que así lo hayan solicitado.