La Comunidad de Madrid vuelve a elegir una fórmula restrictiva sobre evaluación para el curso 2020/21, como ya hizo el curso anterior.

Madrid vuelve a optar por la interpretación más restringida del RD Ley 31/2020, de 29 de septiembre, por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria en materia de evaluación y titulación, de manera que, tanto en enseñanzas de Secundaria (ESO, Bachillerato y FP), obligatoria y no obligatoria, como en las enseñanzas de Régimen Especial (artísticas, deportivas o de idiomas) no se permite una flexibilización de los criterios de evaluación, promoción y titulación, debiendo ceñirse a las estándares fijados por la normativa autonómica y no a los mínimos fijados en los Reales Decretos de enseñanzas mínimas fijadas por el Estado y comunes para todas las Comunidades Autónomas.

El Sector de Enseñanza de UGT Madrid ya temía que esa iba a ser la opción de la Consejería, al repetir la situación que ya habíamos vivido el curso anterior, 2019/20, y dado que el RD Ley deja en manos de las Administraciones Educativas de ámbito autonómico la adopción de las medidas que considere oportunas.

Así, por ejemplo, en las enseñanzas que contemplan la realización de prácticas: Formación Profesional, Enseñanzas Artísticas y Deportivas, siempre que no puedan realizarse por falta de empresas o puestos formativos, solo se prevé el aplazamiento dentro del curso o hasta el curso siguiente. No se contempla la posibilidad de reducir, con carácter excepcional, la FCT al mínimo de horas determinadas en los reales decretos que establecen cada título y sus enseñanzas mínimas, salvo que, mientras se realicen actividades asociadas al entorno laboral dentro del centro, surjan puestos formativos en empresas y se incorporen a ellas. Tampoco recoge la posibilidad, contemplada en el RD Ley de establecer un módulo integrado que comprenda el módulo de proyecto y el módulo de formación en centros de trabajo, con una duración total de doscientas cuarenta y cinco horas. Ni, en los currículos de formación profesional básica y en los ciclos formativos de grado medio incorporar dicho módulo de proyecto que integre las actividades por las que se sustituya la formación en centros de trabajo.

Solo en las enseñanzas de Idiomas advertimos una actuación positiva para el alumnado y las familias y es que se contempla que la matrícula como alumno oficial en el curso 2020-2021 no compute en la aplicación del límite de permanencia establecido para superar cada nivel en el idioma correspondiente.

UGT muestra su preocupación y su alarma ante unas medidas que no parecen favorecer la progresión académica del alumnado, que pueden provocar múltiples repeticiones, en un escenario de enseñanza semipresencial donde no se han puesto las medidas adecuadas para resolver la brecha digital, con constantes confinamientos parciales y sin los recursos materiales y humanos suficientes para paliar esta situación.

(Enlace a Instrucciones…)