UGT CONSIDERA QUE LAS ADMINISTRACIONES EDUCATIVAS PRIORIZAN LOS CRITERIOS ECONÓMICOS ANTE LA SALUD Y SEGURIDAD DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

El Sector de Enseñanza de FeSP UGT Madrid está perplejo ante la decisión de relajar las medidas de seguridad y prevención y no disminuir ratios (número de alumnos por grupo) para la apertura de los centros educativos el próximo curso. La Ministra de Educación ha cedido a las presiones autonómicas y las medidas que han acordado no garantizan un nuevo curso “en plenas condiciones de seguridad”.

Es acuerdo del jueves pasado entre el Ministerio y la mayoría de las comunidades autónomas supone:

  •  Una relajación en cuanto a la distancia interpersonal, pasando de 2 metros a 1,5 metros de distancia, y solo para los mayores de 10 años. ¿Cuál es el motivo real por el que se excluye del cumplimiento de la distancia interpersonal a los menores de 10 años? ¿Pretenden con ello justificar el mantenimiento de las ratios actuales para no incrementar la contratación de personal?
  • La reducción de alumnos por aulas ha quedado en suspenso, pasando de 15 a 20 alumnos por grupo, pero de forma recomendable no obligatoria. La Ministra de Educación ha afirmado a los medios que las ratios van a seguir siendo las mismas porque son las que marca la Ley, es decir, 25, 30 y 35 alumnos según las etapas. Es una recomendación que no obliga a nada a las CCAA. Lo ha llamado “grupos estables de convivencia” de un máximo recomendable de 20 alumnos por grupo a cargo de un adulto.
  • Una relajación en cuanto a las medidas de seguridad, concretamente el uso de mascarillas, para el que excluyen al alumnado menor de 10 años.
  • La asistencia de todo el alumnado a la vez. Ya no se contempla la semipresencialidad, situándose únicamente el mejor de los escenarios, similar a la máxima normalidad, ignorando los escenarios que contemplan el refuerzo en las medidas de seguridad y prevención.

Desde UGT consideramos que el trasfondo de las medidas acordadas es económico, escasean los criterios de salud y seguridad. Si los grupos de alumnos se reducen, hay que contratar a más profesores, incluyendo personal sanitario en todos los centros. La reducción de las ratios, así como el resto de medidas de seguridad de retorno a las aulas, se debería blindar en un Real Decreto de obligado cumplimiento para las CCAA, con una regulación clara. Las condiciones de seguridad deben ser iguales para todos los centros educativos, con criterios que sean aplicables por el conjunto de las autonomías. Nos preocupa que se pretenda volver a la normalidad a los centros educativos con coste mínimo. De otra forma el gobierno central traslada la responsabilidad a las CCAA, quienes a su vez delegan en los centros educativos, concretamente en las direcciones de los centros, sin dar respuesta a las necesidades de recursos y de incremento de personal que serían imprescindibles para llevar a cabo un Plan de retorno a las aulas con garantías para toda la comunidad educativa.

Hay que recordar, además, que nuestra Comunidad es la que mantiene mayor ratio de todo el Estado y, por tanto, la que más afectada puede verse por las medidas que finalmente se tomen.
Desde UGT exigimos que se reduzca el número de alumnos por aula para prevenir posibles contagios. Esta medida exige crear nuevos grupos, habilitar otros espacios y contratar a más personal. Somos conscientes que esto conlleva dificultades organizativas y presupuestarias, pero aún se dispone de tiempo suficiente para llevarlas a cabo.

El Gobierno va a destinar 2.000 millones de euros a Educación, a repartir con las universidades. Somos conscientes que haría falta más financiación, por lo que la Consejería de Educación madrileña tendría que hacer un esfuerzo presupuestario que contemplara afrontar todas las medidas necesarias para garantizar un regreso a las aulas en septiembre minimizando riesgos.

A juicio de UGT es una irresponsabilidad que puede poner en riesgo la salud de todos los componentes de la comunidad educativa madrileña.