El Gobierno de Ayuso desprecia el trabajo de los profesionales de Atención Primaria y les culpa de abandono a los mayores durante los peores meses de la COVID

Desde mediados de marzo, en este país y en especial en la Comunidad de Madrid hemos sufrido una de las peores crisis sanitarias conocidas, que si algo ha demostrado es la valía, la preparación y el compromiso de todos y cada uno de los profesionales de todos los ámbitos, pero, como hemos denunciado desde la FeSP-UGT de Madrid en numerosas ocasiones, no de sus gestores. Probablemente algunos de sus gestores han significado un virus añadido al COVID por su torpeza y por poner por delante todo tipo de intereses antes que los puramente sanitarios. Pero una cosa es gestionar de forma mediocre y otra es, para justificarlo, cargar las culpas en quien nunca debe tenerlas, porque cuando te estás jugando la vida, como profesional, lo menos que esperas es que te carguen con las culpas de esa pésima gestión.

El sr Zapatero en una entrevista para gaceta sanitaria el 22 de junio, asegura que  “cuando se abre IFEMA,  yo creo que de los 400 y pico centros de salud que hay estaban cerrados la inmensa mayoría, por la sencilla razón de que estábamos en estado de alerta y los pacientes lógicamente no podían ir al centro de salud”. Dice también que “en IFEMA trabajaron 260 médicos de primaria, el 7,2% de los médicos de Madrid, en un contexto en el que estaban cerrados los centros de salud, cerrados fundamentalmente porque no podían atender pacientes que estaban encerrados en sus casas”. Pero el estudio de características de pacientes COVID 19 atendidos en Atención Primaria publicado por la Consejería de sanidad, dice que el primer contacto con el Servicio Madrileño de Salud se produjo en el 87,13% de los casos a través de Atención Primaria: 281.924 pacientes contactaron de inicio con su centro de salud y 41.659 con el hospital, ¿cómo puede ser si los centros de salud estaban cerrados? ¿quién atendió a esos pacientes? La Atención Primaria nunca ha estado cerrada, pero hay un interés de este gobierno en hacer creer a los madrileños que así ha sido.

Asegura también que “no se desmontó primaria para abrir IFEMA”, sin hacer referencia al número de celadores, técnicos auxiliares de enfermería, administrativos, trabajadores sociales y enfermeros que fueron sacados de sus centros de salud para trabajar en IFEMA, dejando mermadas las plantillas de sus centros de salud que, según datos del informe de 27/06/2020 de la Consejería de sanidad de Madrid ha atendido desde el inicio de la pandemia a 325.820 pacientes COVID.

Si el Sr Zapatero, viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID ignora y desprecia de este modo el trabajo de Atención Primaria durante la pandemia, difícilmente podrá trazar el plan de contingencia para el abordaje de la desescalada y de un rebrote. El señor Zapatero falta a la verdad, no atiende a los tiempos en los que cada cosa se produjo y elimina el enorme valor que la Atención Primaria ha tenido en esta crisis a pesar de los intentos de machacarla que han tenido con ella, los ideólogos de esta crisis.                                                                               

El siguiente y dramático ejemplo ha sido Antonio Burgueño, que acusa a los médicos de Atención Primaria de dejar abandonados a los enfermos mayores, menospreciando el trabajo que han hecho estos profesionales en los centros de salud, domicilios y residencias.

Una entrevista publicada por El País el 23 de junio de 2020 a Antonio Burgueño, asesor sanitario de Ayuso reprobado por los sanitarios de Madrid, recoge que “Mi plan era medicalizarlas con los tres mil y pico médicos de Atención Primaria en la Comunidad, pero ellos no fueron (a las residencias). La Atención Primaria en España dejó a los enfermos mayores abandonados.”  Sólo el desconocimiento o menosprecio al trabajo de los profesionales de Atención Primaria permite hacer una declaración como ésta. Si hubiesen dejado sus puestos de trabajo para atender IFEMA o las residencias sociosanitarias, ¿quién se habría hecho cargo de los 325.820 pacientes COVID que la propia Consejería reconoce han sido atendidos por Atención Primaria? ¿y quién habría atendido al resto de enfermedades que no podían acceder a los hospitales colapsados por la COVID?.

Ahora en la desescalada pretenden que creamos que quieren reforzar la Atención Primaria, pero sus declaraciones dejan claro no sólo que desconocen la labor que se hace en los centros de salud, sino que la menosprecian y creen que puede dejar de hacerse sin más.

UGT, lleva años reclamando medios económicos en Atención Primaria para tener centros de salud con adecuadas condiciones de asistencia, y profesionales con contratos dignos y medidas de protección.

La Atención Primaria es imprescindible, en pandemia, en desescalada, y en rebrote y sus profesionales no son fichas de un juego que se puedan colocar donde al asesor de turno le parezca oportuno.

Sra. Ayuso y Sr. Ruiz Escudero, ustedes son los responsables políticos de los anteriormente nombrados y de algunos otros que de momento han tenido la vergüenza, al menos, de no cargar las culpas a los profesionales. Es imposible que esto pase desapercibido sin consecuencias, y UGT se las reclamará. Los profesionales merecen el respeto que de momento no se les ha dado. Los profesionales no necesitan homenajes, necesitan otra cosa, necesitan al menos que los que los han gestionado no les traicionen ni les humillen. Sra. Ayuso y Sr Ruiz Escudero, actúen.