UGT responde a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso en referencia a los usuarios fallecidos en las Residencias de mayores de la Comunidad

Desde el Sector de Dependencia de la FeSP UGT Madrid queremos dar respuesta a las palabras que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha emitido en varias entrevistas dadas a los medios de comunicación, donde cifra en unos 3000 los usuarios fallecidos en las residencias de Mayores de nuestra Comunidad.

Estas palabras nos dejan perplejos, tanto a los trabajadores y trabajadoras como al propio sindicato, que desde el minuto uno ha ido informando de la situación en la que se encontraban los centros residenciales y en qué condiciones se estaba trabajando puertas adentro.

Se ha comunicado cuáles eran las residencias de mayores más castigadas, que los protocolos usados por las direcciones de los centros no eran los apropiados, que no tenían medidas de protección los trabajadores y trabajadoras, ni suficientes ni homologados, y que en muchos de los casos se los han elaborado los propios trabajadores de forma casera (bolsas de basura como batas  desechables, mascarillas con telas de sábanas recortadas y cosidas por ellas mismas), a costa de algún expediente disciplinario en juego.

En estos centros se han dado mascarillas que debían ser reutilizadas hasta más de cinco días consecutivos y guardadas en taquillas hasta el día siguiente. Se han dado batas desechables que pasaban de trabajador a trabajador de diferentes turnos. Se han aislado a usuarios en habitaciones durante el día, pero a la hora de comer se les bajaba al comedor común, donde no había espacio para separarlos con la distancia recomendada por las Autoridades Sanitarias. No se han hecho los test para saber si los usuarios eran positivos o no en Covid-19. Se ha ocultado a las trabajadoras y trabajadores la identidad de los posibles contagiados para evitar la situación que se recomendaba de aislamiento de un gran número de trabajadores.

El día 19 de marzo se prometió a las empresas y a sus trabajadores la dotación de medios de protección individual apropiados ante esta situación. Ante esto las empresas y entidades han estado esperando que les llegara desde la Comunidad de Madrid. Alguna reaccionó a tiempo y compraron el material, otras ni siquiera lo gestionaron como empresa. En la gran mayoría de los centros han sido distribuidos entre el día 30 de marzo y el 1 de abril.

Entendemos que no se podían adquirir de golpe tal cantidad, que los sanitarios son los importantes, que si no están ellos no podremos ser atendidos todos en igualdad de condiciones, pero también tenemos que decir que estos centros han sido los grandes olvidados de su gestión. No se puede prometer lo que no se puede cumplir y tenemos que decir que lo que ha pasado en estos centros residenciales es culpa de Usted. La responsabilidad última es de la Comunidad de Madrid y suya como máxima dirigente de ella. 

Desde este sindicato no entendemos cómo empresas del Sector con menor capacidad de reacción, de gestión y de compra han sido capaces de tener los equipos de protección individual que usted no era capaz de obtener. Asombroso el tema.

Todo lo anterior ha llevado a la multitud de contagios producidos en estos centros, tanto a usuarios como a trabajadores y trabajadoras, sin distinción de categorías, ni de responsabilidades, funciones, ni en qué turnos de trabajo. No se han dado directrices claras de aislamiento de los contagiados. Nadie ha sabido si lo eran o no. Los fallecidos eran por otros motivos, nunca por el que realmente eran.

Se ha ocultado información tanto a trabajadores como a familiares de lo que estaba pasando dentro de ellos. Y ahora llegan ustedes e intervienen 8 residencias en toda la Comunidad de Madrid, cuando hay 479, poniendo al frente a funcionarios nombrados para organizar lo que tenían que haber organizado hace dos semanas y media. No  nos convence Sra. Díaz Ayuso. Limpiarse la cara así no es la solución. Para quitarse esta losa hay que ducharse entera.

De nada sirve decir ahora que “vamos a medicalizar las residencias de mayores cuando pase todo esto. Que habrá que prepararse por si vuelve otra pandemia”. ¿Cree que eso va a servirle a miles de personas que han perdido a sus familiares? ¿o a trabajadores y trabajadoras que han sido contagiadas por falta de información y de protección y que a su vez, en muchos casos han contagiado a sus familias? Creemos que no. Llega tarde y debe reconocerlo.

Desde este sindicato se lleva chillando muchos años a los cuatro vientos que los centros residenciales no podían caer en manos privadas que sólo buscan el mayor beneficio para sus arcas, que los que son sancionados gravemente no deben poder optar o concurrir a convenios ni concursos públicos y que se revise, de una vez por todas, las ratios establecidas de atención directa, sin que entren categorías de jardineros, limpiadoras y personal de mantenimiento, teniendo en cuenta los grados de dependencia de los usuarios. No se nos escucha y no se nos ha tenido en cuenta, aunque seamos los trabajadores y trabajadoras del sector los que sabemos lo que pasa dentro y qué necesidades de atención individualizada necesitan nuestros residentes.

Desde la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT de Madrid esperamos que esto sirva para poner un punto de inflexión y de cambio en las políticas sociales hacia nuestros mayores, que son la fuente de sabiduría mayor que tenemos.