No puede haber profesionales de primera o de segunda clase: ¡Pruebas para todos ya!

UGT ha incidido desde un principio en la necesidad de la realización de pruebas diagnósticas que certifiquen el buen estado de salud de los profesionales y su negatividad en la posible trasmisión del virus.

El día 17 de abril en Mesa Sectorial, por videoconferencia, se anunciaba que: “en cuanto a las pruebas a los profesionales durante estos primeros días, que ya empezado hacerse, se va a hacer las pruebas por diferentes métodos en cinco hospitales piloto Alcorcón, Hospital Ramón y Cajal, Príncipe De Asturias, La Paz, y Hospital Gregorio Marañón para hacerlo después extensivo a todos los hospitales y Atención Primaria y SUMMA 112. Se están realizando y evaluando diferentes métodos en cada uno de los centros para ver cuál es el mejor de ellos para extenderlo a todos los profesionales”.

A día de hoy la realidad es que cada centro de gestión actúa de manera libre y descoordinada, alimentando incertidumbres, miedos y clasificando a los profesionales en clases según su derecho o no a prueba diagnóstica para COVID-19, bien por no pertenecer a una categoría, bien por no pertenecer a una unidad o bien por trabajar en un centro determinado.

En centros como el Hospital Puerta de Hierro se anuncia en un comunicado la realización de pruebas serológicas para todos los profesionales a partir del día 27 de abril y en la La Paz insisten en un video en su intranet en la realización de pruebas por el momento solo en una unidad. En otros como el Centro de Transfusiones se están realizando pruebas ya a toda la plantilla e incluso a los trabajadores de otras empresas que prestan servicios en el centro.

¿Cómo puede un hospital como La Paz discriminar a la mayor parte de su plantilla, mientras en centros como el Ramón y Cajal o el Príncipe de Asturias se realiza a la totalidad de los profesionales incluidos servicios externalizados?

¿Cómo puede un hospital de la complejidad del 12 de Octubre no realizar pruebas a toda su plantilla?

UGT exige coordinación entre los centros por parte de las Administraciones sanitarias de la Comunidad de Madrid y la realización de pruebas a todos los profesionales, no pueden establecerse diferenciaciones entre los centros y/o unidades y/o servicios. Ningún profesional puede estar trabajando con la mínima sospecha de infección por COVID-19.

UGT en la defensa de los derechos y la salud de los trabajadores