La educación infantil de 0 a 3 años: la etapa más castigada por la crisis del Covid-19

Desde FeSP-UGT Madrid, llevamos varias semanas denunciando la situación a la que se han visto abocadas la mayoría de las trabajadoras del sector de las escuelas infantiles, tanto de gestión indirecta como también las de pequeñas escuelas privadas a raíz de la crisis del coronavirus.

En estas semanas muchas trabajadoras han terminado en un proceso de ERTE, ya que desde la Comunidad de Madrid se optó por la suspensión de los contratos con las escuelas desde el primer día, y en el Ayuntamiento un posicionamiento nada claro y firme ha hecho que ocurra lo mismo en otro número importante de escuelas de su red. Pero a lo largo de estos días nuestra preocupación se ha ampliado a las trabajadoras de las escuelas infantiles más pequeñas de gestión totalmente privadas que, ante la inevitable pérdida de alumnado y la posibilidad de quedarse sin actividad para el resto del curso, pueden perder su trabajo de forma definitiva.

Desde FeSP-UGT Madrid venimos mostrando reiteradamente nuestra preocupación por un sector cuyo empleo es mayoritariamente femenino y que resulta esencial para la sociedad, del que todas las administraciones hacen alarde pero que es dejado de lado continuamente.

Nuestro sindicato, a nivel estatal, ha considerado prioritaria la constitución de una mesa de trabajo por el empleo en la Educación Infantil. Seguiremos por tanto priorizando el mantenimiento de los puestos de trabajo y apoyaremos todas las iniciativas que contribuyan a ello, como la creación de una lista de trabajadoras y trabajadores de centros de educación infantil en crisis y recolocación para las trabajadoras cuando toda la alarma sanitaria finalice.