Contingencia y necesidad de Atención Primaria

En los últimos comunicados realizados tanto por el Gobierno como por la Comunidad de Madrid, por fin se reconoce la importante labor que han estado realizando los trabajadores de Atención Primaria en la contención de la crisis Sanitaria del Covid 19. Su importante   trabajo   no   siempre   ha   sido   visible   ni  reconocido en   los   medios  de comunicación, al estar velado por la falta de datos de los pacientes que verdaderamente se estaban atendiendo en este sector, la falta de test diagnósticos tanto para pacientes como para profesionales y la situación acuciante de los hospitales y quizá por no ser tan mediático.

Pero ante la nueva situación anunciada de la labor a realizar por la Atención Primaria en un futuro cercano, como “pilar fundamental” en la  salida paulatina del confinamiento, hay que plantearse la sobrecarga de trabajo que esto va a suponer para sus  trabajadores y  como  se  va  a  afrontar. A  día  de  hoy, siguen cerrados  74  centros  de salud  y  12 con horario  reducido,  los refuerzos  en  Atención  Primaria  son  insuficientes,  todavía    hay profesionales desplazados a IFEMA y faltan profesionales para suplir su trabajo.

Los problemas históricos de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid como la sobrecarga  de  trabajo, la  falta  de  profesionales  para  suplir  las ausencias  en  algunas categorías,  la  falta   de medios  y  de  presupuesto,     que  UGT  viiene   denunciando   en diferentes ámbitos desde hace tiempo, se va a ver agravada por tenner que ocuparse de la nueva situación. A esto se añade la apertura de las agendas de los pacientes crónicos que se han dejado de atender durante la crisis sanitaria en este medio.

Es  ineludible  hacer   un Plan  de  Contingencia,  consensuado   con los  trabajadores  de Atención  Primaria, sus representantes  y  autoridades  sanitarias  en  el  que  se  recoja la evaluación de los centros de salud, para que todos ellos reúnan las condiciones y espacios y las adecuadas medidas de protección para atender a los pacientes Covid 19, ante la situación actual y futura. En el día de hoy hemos hecho llegar nuestra propuesta a la Gerente de Atención Primaria en un decálogo de puntos a observar para la elaboración de dicho plan de contingencia.

Es  esencial  que  se  provea  de  medios  a  los  centros  de     salud tanto  técnicos  como humanos, que se evalúen las necesidades de cada centro, ya que no todos presentan las mismas necesidades ni atienden el mismo tipo de población, así mismo disponer de test rápidos en los centros, tanto para pacientes como para profesionales, y proveer a la Atención Primaria de un stock de EPIS para la seguridad de todos los trabajadores y así poder asegurar la contención rápida de la enfermedad. La falta de EPIS ha sido probablemente la causa de un gran número de los contagios que han padecido los profesionales de este medio, con la merma de efectivos correspondiente.

También se debe evaluar la reorganización que se ha producido en Atención Primaria con el desplazamiento de parte de sus profesionales a IFEMA, el cierre de los centros de urgencias los fines de semana y la apertura de los centros de salud tanto en fines de semana como en días festivos. Hay que ver donde se han producido aciertos y errores, para implementar una organización efectiva y consensuada, ante el nuevo escenario y a futuro.

La crisis sanitaria actual ha demostrado que los efectivos de los Servicios de Prevención de  Atención  Primaria  han  resultado  insuficientes  para  atender a la  gran  demanda de consultas y actuaciones que se han presentado. Se debería realizar una restructuración de este Servicio, para llevar a cabo una atención eficaz y de calidad tan importante para preservar la salud de más de 15.000 trabajadores.

No queremos olvidar la asistencia a pacientes críticos y de últimos días que han llevada a cabo los profesionales de los Centros de salud, sin ser una actuación que se realice de forma habitual en este medio, y que ha supuesto un gran desgaste psicológico para muchos de ellos. No se ha consultado al ESADP la posible organización de estas urgencias fuera del horario que ellos atienden habitualmente, como hubiera sido necesario para implementar   una   organización   eficiente   y   de  asesoramiento efectivo.   No   se  han contratado profesionales especialistas en atender a estos pacientes, para cubrir el horario no atendido por el ESADP ni por el SUMMA Pal 24 horas.

Toda esta nueva organización surgida por la crisis sanitaria, improvisada en muchas ocasiones, ha ocasionado un desgaste físico y psíquico a todos loss trabajadores de este sector. Es ineludible analizar lo sucedido estas semanas y consultar a los profesionales  de Atención   Primaria  las mejoras  necesarias    en   la  organización para   dar   una mejor respuesta al nuevo escenario que se presenta. Son estos profesionales, en definitiva, quienes han estado y van a estar en primera línea.