AMAS en estado de alarma

La situación generada por la epidemia de Coronavirus Covid-19 está sometiendo al conjunto de nuestra sociedad a una dura prueba. Los Servicios Públicos de la Comunidad de Madrid se enfrentan a una crisis de dimensiones desconocidas hasta ahora. La punta de lanza de la lucha contra el virus se sitúa en nuestro Sistema de Salud, inmerso en una batalla contra reloj para atender a los miles de casos que se van detectando en cascada incesante.

Pero fuera de los hospitales y centros de salud, cerca de 10.000 trabajadoras y trabajadores públicos de la A.M.A.S. se afanan en silencio, fuera de foco, por sostener el conjunto de Residencias de Mayores, Centros de Menores y de Personas con discapacidad psíquica.

En cuestión de días, las condiciones materiales, de carga de trabajo y de personal, precarias de por sí en estas plantillas, han pasado a situarse en los límites de lo soportable.

A las dificultades habituales, que no son pocas,  se suman ahora:

  • El temor lógico a contraer el virus, tanto por enfermar como por el riesgo de transmitirlo a la familia y a los usuarios atendidos.
  • Los problemas de conciliación que no alcanzan a solventar las medidas habilitadas por Personal. Con la población confinada en sus casas, tanto hijos e hijas como mayores y dependientes a cargo no pueden permanecer solos.
  • Las condiciones de trabajo extremas, con la inseguridad que genera la escasez de Equipos de Protección Individual para evitar el contagio…

Queremos que sepáis que estamos en contacto continuo con la Gerencia de AMAS desde el comienzo de esta crisis, transmitiéndole los problemas y las carencias, aportando propuestas y exigiendo soluciones, recibiendo toda la información que se produce según se va produciendo.

Que nuestras delegadas y delegados aseguran que vuestras necesidades llegan hasta los responsables. Ellas y ellos reciben toda esa información, veraz y actualizada que necesitáis,  sin alarmismo innecesario pero sin restar un ápice de importancia. Preguntadles.

La situación actual supera de largo cualquier  otra crisis que hayamos tenido que superar.

Como Personal Público  a cargo de la atención de Mayores, Personas con Discapacidad y Menores Protegidos, tenéis encomendada una función que supera lo puramente laboral.

Sois el último recurso, el único recurso de los miles de personas que atendéis en vuestros centros. Si el personal sanitario se dedica a salvar vidas, vosotras y vosotros mantenéis con vida, y con esperanza, a toda esta parte de la población. Sois esenciales, cruciales. 

La implicación, el compromiso y el trabajo denodado de las trabajadoras y trabajadores de la AMAS está fuera de toda duda, por eso es exigible, y así lo estamos exigiendo, que se faciliten los medios, tanto materiales como personales necesarios para llevar a cabo la labor esencial que realizáis, además de proteger vuestra salud y la de vuestras familias. No toleraremos ni un EPI menos de los necesarios según las recomendaciones de Sanidad.

Auxiliares de Servicios, personal de cocina, TCAEs, DUEs, Educadores/as , Tecnicos/as Auxiliares, etc. Todas aquellas y aquellos que os estáis dejando la vida para defender la vida de quienes más lo necesitan, sabed que no damos tregua reclamando todo cuanto necesitáis. Material de protección, seguridad y reconocimiento sería un buen principio.

Es éste un reto sin precedentes al que nos enfrentamos como personas, como profesionales y como sociedad en conjunto. No tenemos la menor duda de que venceremos al virus y a la grave situación que está generando. Pero sabemos también que tendremos que luchar mucho y que será mucho el sufrimiento hasta que veamos de nuevo la luz.

Solo podremos hacerlo juntas y juntos, dejando a un lado todo lo que nos separa. 

                                                                             ¡Lo haremos