UGT exige a la Consejería de Educación que asuma sus competencias

EL CONSEJERO DE EDUCACIÓN Y JUVENTUD ACUSA A AYUNTAMIENTOS Y CONSTRUCTORAS DE SER LOS CULPABLES DE NO TENER LOS COLEGIOS A TIEMPO.

En su comparecencia en la Asamblea de Madrid del día 6 de febrero, el Consejero y la portavoz de Educación del PP en la Cámara de Representantes Madrileña desvelaron, por fin, cuál es su opinión sobre porque los colegios e institutos no se terminan en los plazos establecidos. Según el Consejero, los culpables son los ayuntamientos y las constructoras.

En un ejercicio de equilibrio circense, se explicó que los ayuntamientos no ceden los terrenos a tiempo o no son los idóneos y las constructoras no cumplen. Solo mencionaron, eso sí, a los que se encuentran gobernados por la izquierda. La culpa es de Carmena, de Sánchez y estamos mejor que la Comunidad Valenciana y Andalucía. Además, se ha elegido la construcción por fases por su “eficacia”. Eficacia que no se manifiesta en el caso de la red concertada, que construye en una sola fase.

UGT solo puede calificar las manifestaciones del Consejero como un despropósito. Para eso no vale la pena perder el tiempo de los diputados de la Asamblea ni realizar una comparecencia. Eso sí, nos explicó su “Plan de Mejora de Obras”, que se basaba en cuatro ejes: la seguridad de la comunidad educativa que convive con las obras; la revisión del sistema de construcción por fases, limitándola a dos, por ser “lo más educativo y eficaz”; los avances en la planificación de las necesidades de escolarización y la mejora del mantenimiento de los centros, para lo que ha elaborado un modelo de convenio que establece, entendemos que desde su perspectiva, qué es lo que se entiende por “rehabilitación” y por tanto, depende de la Consejería, y qué por “mantenimiento” y, en el caso de los colegios dependería de los ayuntamientos.

Resultó llamativa la posición del representante de VOX, que casualmente es constructor, quien manifestó la necesidad de “asimilar cuanto antes que los centros van a costar más” de las cuantías por las que se licitan, así como la manifiesta falta de coordinación entre la Consejería y las empresas constructoras.

Desde UGT, exigimos que se termine con la construcción  de los centros públicos por fases, se realice una planificación de las necesidades de escolarización con la comunidad educativa y la presencia de las organizaciones sindicales en mesa sectorial y no se hagan licitaciones en baja temeraria, que conlleva la paralización de muchas obras, en la convicción de que ello eso si es “jugar con el dinero del contribuyente”.