UGT exige más plazas públicas de FP para hacer frente a la demanda

La Comunidad de Madrid tiene un déficit de plazas públicas de Formación Profesional que se evidencia, año tras año, en miles de solicitantes que no pueden obtener plaza y que engrosan la clientela de los centros privados o las cifras de abandono educativo temprano. Abandono, en este caso, provocado y no elegido por el alumnado. 

Que la Comunidad de Madrid es la autonomía con mayor proporción de centros privados de enseñanza de España no es una novedad. UGT viene denunciando esta situación desde hace años

No es extraño que nuestra Comunidad se haya convertido en el paraíso de la enseñanza privada, en ningún lugar de España se generan condiciones tan idóneas para la proliferación de estas empresas. Especialmente con la puesta en marcha de los “cheques guardería, FP y, recientemente, los de Bachillerato”.

Pero en el caso del “CENTRO DE F.P. EN EL DEPORTE Y LA SALUD 2015, S.L”, de San Sebastián de los Reyes se ha dado una vuelta de tuerca más: se le permite instalarse en un centro comercial, con polideportivo, sede de la propia Concejalía de Deportes del Ayuntamiento, es decir, en instalaciones públicas y, además, se le permite el uso del citado polideportivo para la realización de las funciones educativas que tiene como finalidad dicha actividad. Respecto al coste de la plaza “no hay que preocuparse porque hay becas”, indica dicho centro, en clara alusión a los cheques FP para centros privados y las becas de segunda oportunidad, destinadas casi exclusivamente a esa misma red privada.  

Pero la situación es más grave por cuanto oferta tres ciclos formativos que se imparten en centros públicos de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas: Farmacia y Parafarmacia,  Acondicionamiento Físico y Enseñanza y Animación Sociodeportiva. Es decir,  se les construye el espacio, se les subvenciona indirectamente las plazas y se les proporciona la clientela, en competencia, a nuestro juicio, desleal con la red pública existente en la zona.  

La Formación Profesional en Madrid se encuentra necesitada de muchas plazas y de la diversificación de la oferta formativa. No tiene ningún sentido ofertar ciclos formativos que ya tienen implantación en la zona y, si la excusa para ello, es la demanda del alumnado, podría ampliarse el número de grupos en los Institutos públicos que ya tienen estas profesiones, incluso en horario vespertino. Lo contrario, consideramos que es fruto de una mala planificación de la oferta educativa o una provocación expresa para crear una competencia desleal con la red pública, de la que la Consejería es responsable.