FeSP-UGT Universidad de Madrid se manifiesta contraria a la decisión de reconocer, como nuevas universidades privadas, los tres Colegios universitarios, CUNEF, ESIC y Villanueva

El reconocimiento de otros tres nuevos centros privados de educación superior en la Comunidad de Madrid: CUNEF, Villanueva y ESIC, (como bien es sabido, vinculadas al mundo  de la Banca,  del Opus Dei y de la Iglesia Católica, respectivamente ), no mejora la oferta educativa ya existente, y supone un golpe más a la universidad pública de esta Comunidad autónoma.

Ante este grave hecho, el sindicato de Universidad del sector de enseñanza de FeSP-UGT Madrid,  con una mayoritaria representatividad en las universidades públicas madrileñas, se suma a las declaraciones en contra del reconocimiento de estas tres universidades, que ya han manifestado los seis rectores por la CRUMA.

Esta decisión mermará la ya maltrecha financiación de las universidades públicas, dará entidad institucional a más universidades privadas en Madrid, donde en los últimos años se han reconocido otras ocho, lo que les hará receptores de ayudas y financiación pública. Hay que recordar que la misión social de la Universidad pública es el servicio público de la enseñanza superior y la investigación inherente a ella, frente  a la Universidad privada que como empresa, uno de sus principales  intereses será la rentabilidad económica  y,  en algunos casos, el adoctrinamiento religioso e ideológico.

A la evidente falta de financiación de las universidades públicas de la Comunidad de Madrid, junto con la ineficacia del Gobierno regional para afrontar sus problemas estructurales y coyunturales (véase lo ocurrido con la LEMES), se une esta nueva agresión a la Universidad Pública, todo lo cual  obedece simple y llanamente a razones ideológicas y al modelo liberal que practican.

Ni los trabajadores, ni trabajadoras y  tampoco los estudiantes de los ahora colegios universitarios adscritos a universales públicas se van a ver beneficiados con este cambio. La plantilla verá modificada sus condiciones laborales, encaminadas a una situación mucho más precaria que es la que se da en el ámbito privado de las universidades. Por otro lado, sus estudiantes   obtendrían una titulación que, en la actualidad, supone menor reconocimiento y prestigio.

Buen momento para recordar estas palabras de nuestro Secretario General, Pepe Álvarez, pronunciadas en un acto en la UCM:

“Con la degradación de los servicios públicos se está perdiendo una parte muy importante de los derechos y de las libertades de la ciudadanía, …sin sector público, sin servicios públicos, sin universidad pública, no hay futuro, no hay libertad, no hay derechos”.