El contrato relevo a partir del 1 de enero de 2019 ¿Cuáles son los nuevos requisitos?

A partir del 1 de enero de 2019,  el acceso a la jubilación parcial tendrá importantes modificaciones, que si bien, mantienen  esta modalidad de jubilación, suponen a futuro un menor atractivo para su utilización.

A partir de esta fecha, termina un período excepcional de aplicación de las reglas establecidas en la legislación anterior, para aquellas personas incluidas en los planes de jubilación parcial recogidos en convenios o acuerdos colectivos con anterioridad al 1 de abril de 2013, comunicados al INNS dentro de plazo y publicados en su día en el BOE, siempre que el acceso a la jubilación se produjera con anterioridad al 1 de enero de 2019.

Por tanto, a partir del 1 de enero de 2019, el contrato de relevo vinculado a la jubilación parcial no desaparece, se mantiene, pero las condiciones de acceso y los requisitos para todas las personas trabajadoras, sin excepciones, deberán ajustarse a lo exigidos por la Ley 27/2011 entre los cuales destacan:

Requisitos del jubilado parcial:

  • Edad en 2019: 62 años y 4 meses con 33 años cotizados, o 61 años y 8 meses con 34 años y 9 meses cotizados o más.
  • Cotización mínima: 33 años.
  • Base de cotización en 2019: equivalente al 80% de su jornada a tiempo completo, 85% en 2020, incrementándose un 5% más cada año, con independencia de la jornada efectiva realizada por el trabajador/a.
  • Jornada de trabajo: mínima 50%, o 25% en el caso de que el contrato del relevista sea indefinido y a tiempo completo; máxima 75%.

 Requisitos del relevista:

  • Base de cotización: correspondencia del 65% entre las bases del relevista y del jubilado parcial, en todo caso.
  • Duración del contrato: temporal o indefinido. En este último caso, la duración será igual al tiempo que le falte al trabajador sustituido para alcanzar la edad de jubilación más dos años.
  • Jornada: a tiempo completo o a tiempo parcial, que deberá ser como mínimo, igual a la reducción de jornada acordada por el jubilado parcial.

En definitiva, aunque la figura del contrato de relevo no desaparece,  a partir del 1 de enero de 2019, esta modalidad de jubilación parcial puede perder atractivo tanto para la empresa por su mayor encarecimiento como para el trabajador/a, sobre todo, en determinados puestos de trabajo, al alargar el acceso efectivo a su jubilación total.