UGT denuncia los problemas de inicio de curso como consecuencia de la falta de negociación.

UGT ya anunció que el cambio de las pruebas extraordinarias al mes de junio, decisión unilateral por parte de la Consejería, no iba a resolver los problemas de inicio de curso, como se viene a demostrar en este momento. La adjudicación  informática de vacantes se producirá hoy, 6 de septiembre, y la siguiente asignación de destinos se llevará a cabo a partir del próximo lunes, por lo que los centros comenzarán el curso sin la totalidad de la plantilla, generando graves problemas que están dando lugar a quejas por parte de los equipos directivos de colegios e institutos.

Pero no éste el único problema al que se enfrenta la educación pública a comienzos de curso:

continúa existiendo centros en obras; se estima que unos ocho mil alumnos iniciarán curso en espacios habilitados por no tener terminadas sus aulas y más de 15.000 jóvenes, solicitantes de plaza de Formación Profesional quedarán fuera del sistema educativo por falta de plazas públicas, entre otros problemas.

En relación con los ámbitos propios de la negociación sindical, UGT reitera que la convocatoria de oposiciones para docentes de 2018 se ha movido en el fino hilo de la farsa, por cuanto ni las plazas convocadas han supuesto el 100% de la tasa de reposición ni el número de ellas ha sido suficiente para alcanzar el Acuerdo para la Mejora del Empleo Público, de carácter estatal, que debía reducir la tasa de interinidad al 8% en tres años. Oposición muy cuestionada por nuestro sindicato, dado que resulta inaceptable que la Consejería haya dejado sin cubrir más del 20% de las plazas convocadas.

Respecto al incremento mínimo  de 800 efectivos de cupo, previsto para el curso 2018/19, a día de hoy se desconoce cuándo y dónde va a aplicarse.

Por último, UGT denuncia que ni se ha convocado Mesa Sectorial para seguimiento del Acuerdo Sectorial ni se nos ha emplazado a negociar las Instrucciones de Inicio de curso, que se han publicado sin previo debate ni consenso con las organizaciones sindicales, lo que convierte a la Administración Educativa en los únicos responsables de la organización o desorganización de principios de curso y los problemas que se puedan plantear.