Masiva participación de las empleadas y los empleados públicos en los paros convocados el 8M por la igualdad entre hombres y mujeres

mani8mLa Federación de Empleadas y Empleados de los Servicos Públicos (FeSP) de UGT considera un éxito el seguimiento de los paros convocados con motivo del Día Internacional de la Mujer. El apoyo a los paros convocados por UGT y CCOO ha dejado patente el compromiso de las empleadas y empleados públicos  con la igualdad entre hombres y mujeres.

El sindicato ha recordado que la desigualdad por razones de género que existe en las Administraciones Públicas, donde la brecha salaral se sitúan en un 16% en términos relativos. Los datos ponen de manifiesto que, a pesar de que condiciones salariales y la aplicación de la normativa laboral son más objetivas y generalizadas que en el sector privado, las empleadas públicas cobran una ganancia media de 27.305,84 anuales, frente a los 29.827,97 que cobran los varones. Esto supone una diferencia salarial de género de más de 2.500 euros a favor de los hombres.

Una brecha que aumenta significativamente en los sectores más feminizados como Enseñanza, Sanidad o Servicios Sociales. Precisamente en estos sectores, donde la presencia femenina es mayoritaría, se ha hecho más evidente el apoyo a los paros de dos horas convocados en los turnos de mañana con la una importante participación en las manifestaciones y concentraciones en los centros de trabajo.

Para erradicar la brecha salarial de género en los servicios públicos, UGT propone incorporar en la negociación colectiva cláusulas de igualdad salarial, protocolos de prevención y actuación ante el acoso sexual o razón de género y medidas medidas para actuar ante situaciones de violencia de género.

El sindicato pone en valor los convenios colectivos y los planes de igualdad, como herramientas fundamentales para minimizar la brecha salarial y mejorar las condiciones labores en los sectores más feminizados.

Revertir los recortes en educación, sanidad, servicios sociales, servicios a la comunidad y ayuntamientos, es otra de las medidas plateadas, pues repercuten directamente en el rol de las mujeres que están asumiendo la responsabilidad de cuidados, dificultando su desarrollo profesional.

Y otra parte importante es la educación: el desarrollo de programas de formación en igualdad y orientación no sexista que promueva las elecciones profesionales libres de estereotipos sexistas y garantice la formación en la corresponsabilidad de los cuidados.