Para UGT es inaceptable la situación actual y la actitud en los colegios Juan Pablo II

juan Pablo IITras la noticia publicada en el diario.es y leyendo en la web de la Fundación Educatio Servanda y de los Colegios Juan Pablo II que forman parte de ella, vemos que su lema es “Educar en la Verdad para ser libres”.

Este lema que en principio puede parecer muy interesante por la libertad que pudiera desprenderse de la interpretación del mismo, en definitiva, nada más lejos de la realidad.

Esta Fundación y, en concreto, al menos dos de los colegios católicos concertados que forman parte de ella (en Alcorcón y Guadarrama), han difundido en un documento interno a sus profesoras que deben potenciar la “feminidad” en su forma de vestir porque “es una cualidad destacada de la mujer”. Esto habrá quien lo interprete dentro de la libertad de cada centro, pero cuando estamos hablando de al menos dos colegios concertados, financiados con dinero público de la Comunidad de Madrid, para la FeSP UGT de Madrid ya es algo totalmente inaceptable. Ya hace un tiempo, el director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón, que separa a niños y niñas en las clases, ha sido protagonista de varias polémicas: por ofrecer extraescolares de ganchillo solo para chicas, visitas a campos de futbol solo para los chicos y por difundir una carta homófoba a las familias.

Esto último supuso que la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Políticas Sociales, propuso para él una multa aplicando la ley autonómica contra la LGTBfobia, puesto que comparaba esta Ley con el “fanatismo terrorista”. En concreto, lo recogido en el artículo 70.2.a), contempla como infracción “utilizar o emitir expresiones vejatorias por razón de orientación sexual e identidad o expresión de género o que inciten a la violencia contra las personas o sus familias, en la prestación de servicios públicos, en cualquier medio de comunicación, en discursos o intervenciones públicas o en redes sociales”.

Ni a la Fundación Educatio Servanda ni al director del colegio de Alcorcón, Carlos Martínez, les ha importado la sanción impuesta y que fue calificada de leve en su día, puesto que no pone en peligro su concierto con la Comunidad de Madrid. Por ello, continúa Educando en la Verdad, o mejor dicho en “su verdad”, que es una vuelta al pasado más rancio y más retrógrado.

En el caso que nos ocupa en este momento, el documento establece para las mujeres que las faldas y vestidos deben ir por debajo de la rodilla “como mínimo” y se limita el uso de “vaqueros, mallas o pantalones muy ajustados”. La dirección también conmina a evitar “los hombros al aire y las camisetas de tiras” y el calzado “excesivamente abierto en verano”

Lo que realmente hace libres a las personas es la educación en igualdad, una educación integradora y con los valores sociales de solidaridad que permitan ver a los semejantes como iguales, hecho que con la separación por sexos y con la enseñanza diferenciada que realizan estos centros lo hace incompatible.

La FeSP UGT de Madrid denuncia estos hechos y la pasividad ante ellos de la Administración regional, y exigimos que actúe de forma contundente puesto que es la encargada de velar por las condiciones y el respeto a las personas, y en este caso, a las mujeres que trabajan en estos centros concertados sostenidos con fondos públicos y para las que no se tiene ni el respeto ni se les reconoce la libertad personal de quienes día a día desempeñan la gran labor de ser las educadoras del futuro de esta sociedad.