La cumbre de París (COP21) ha aprobado un histórico acuerdo para frenar el cambio climático

cop21Celebrada en París, del  30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015, la 21ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático ha aprobado un acuerdo histórico, legalmente vinculante, para frenar el cambio climático.

Los 195 países reunidos llegaron el  sábado 12, a un acuerdo final que se espera podrá entrar en vigor a comienzos de 2016.

El texto, que se logró después de dos semanas de negociación, deberá ser ratificado por 55 países que representen al menos 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Este es el primer acuerdo en el que tanto naciones desarrolladas como países en desarrollo se comprometen a gestionar  la  transición hacia una economía baja en carbono.

Los principales puntos del acuerdo son:

  • Mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC.
  • Las Partes que son países desarrollados deberán proporcionar recursos financieros a las Partes que son países en desarrollo para prestarles asistencia tanto en la mitigación como en la adaptación, y seguir cumpliendo así sus obligaciones en virtud de la Convención. Para ello los países desarrollados movilizarán a partir del año 2020  fondos cercanos a los US$100.000 millones.
  • El presente Acuerdo se aplicará de modo que refleje la equidad y el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales.
  • El acuerdo de París es el primero que logra comprometer a todos los Estados parte a tomar medidas contra el calentamiento global. Las Partes reconocen que la adaptación es un desafío mundial que incumbe a todos.
  • El principal instrumento sobre el que se construye el acuerdo son las llamadas contribuciones nacionales. De momento, 187 de los 195 países que han negociado ya presentaron planes de reducción de sus emisiones.
  • A los países desarrollados se les exige que reduzcan sus emisiones en sus contribuciones nacionales. A los que no lo son, se les insta a que las limiten o las reduzcan en función de sus capacidades.
  • Se revisará cada cinco años.