III. Medida: empleos públicos de calidad

IMG-20150422-WA0010El actual gobierno de la Comunidad de Madrid nos manifiesta que lucha contra la precariedad laboral y sin embargo mantiene a su propia administración pública con unos niveles de temporalidad actual del 22% de media, llegando en algunos casos al 38%.

Las consecuencias de esta temporalidad son muy negativas para la administración, económicamente, ya que la experiencia, la formación y el buen hacer de estos profesionales se pierde cuando, finalmente, abandonan la administración.  Por otro lado, la estabilidad laboral es la garantía de neutralidad, imparcialidad y continuidad de los servicios y la medida más eficaz frente a la posible corrupción y abuso de ley.

La administración está obligada a  arbitrar procesos para reducir drásticamente estas elevadas tasas de temporalidad, que no deberían superar el 8%, y también a organizar los regímenes laborales  existentes, avanzando en la figura única del empleado público. Para ello cuenta con los siguientes procedimientos, aprobados a lo largo del tiempo y abandonados o llevados a cabo con un retraso intolerable.

  • Procesos de CONSOLIDACIÓN, para personal laboral, funcionario y estatutario. Por la gran magnitud de la temporalidad actual y la antigüedad en la administración del personal interino, estos procesos han de ser ambiciosos y rápidos. Una vez concluidos habrán de articularse medidas para que haya OEPs y convocatorias periódicas que eviten reproducir esta situación de nuevo.
  • Reordenación de efectivos, avanzando en la figura del empleado público y desarrollando procesos de FUNCIONARIZACIÓN. (+información)
  • Desarrollar la CARRERA PROFESIONAL (vertical, horizontal y cruzada) y favorecer la PROMOCIÓN INTERNA (que aproveche el capital humano y contribuya a su mejora y motivación), con medidas que agilicen estos procesos y garantizando su transparencia, objetividad e igualdad de oportunidades. (Situación actual Promoción)
  • Evitar las subcontratas, autónomos, asistencias técnicas, etc. Que suplantan el trabajo del personal propio de la administración y, si fueran necesarios puntualmente, hacerlo desde la transparencia y dando cuenta al observatorio para el Empleo. No se contratará personal a través de ETTs.
  • Potenciar la movilidad voluntaria, dentro de la misma administración (concursos de traslados, permutas..) y entre distintas administraciones permutas), con principios de reciprocidad y equilibrio entre puestos y ámbitos. Crear una Comisión de Movilidad con participación sindical para seguimiento y valoración. (propuesta UGT)
  • Las trabajadoras y trabajadores estarán protegidos en todo momento durante el desempeño de su profesión, cubiertos con un seguro de responsabilidad civil y estableciendo protocolos que garanticen su seguridad frente a agresiones externas.